Código Político. Reciclaje político

Juan José Arreola

Conocer los registros de candidatos que realizaron los partidos políticos, nos brinda un re-flejo de lo que hoy significa la política y las elecciones. Por un lado, el observar candidatos que ya lo fueron en ocasiones anteriores e incluso que ejercieron un cargo público, nos deja en claro que los partidos po-líticos no capacitan a militantes en la cantidad y con la calidad que se requeriría o, visto desde otro ángulo, apuestan por quie-nes supuestamente les garantizarían una fórmula ganadora, partiendo del hecho de que lo lograron al menos en una ocasión.

De otra parte, la danza de los candidatos y los cambios de partidos políticos que han decidido, empuja a pensar que la ideología, los principios y los programas que distinguían a uno de otro partido, simplemente han quedado en el olvido.

*Cambios sin recato

Mencionamos algunos casos como el de Salvador Piña Perrusquía, registrado como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la presidencia municipal de Pedro Escobedo, la misma que ocupó hace 10 años.

El detalle en este caso es que Piña Perrusquía fue electo alcalde en aquella ocasión, postulado por el Partido Acción Nacional (PAN) que se encuentra distanciado ideológica y programáticamente del sol aztequismo al grado tal de considerarse, en la vieja geometría política, de derecha el primero y de izquierda el segundo.

Dicho en otros términos, son los partidos políticos con mayor cantidad de diferencias ideológicas.

Otro caso es el de Fernando Julio César Orozco Vega, postulado por el Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Corregidora. Fue miembro del partido Verde Ecologista de México (PVEM) con quien fue diputado local e incluso dirigente estatal.

Todavía como militante verde, Julio César ingresó a la anterior administración municipal de Corregidora en calidad de funcionario designado.

Quizá lo común entre el PVEM y Movimiento Ciudadano es que el primero es actualmente el más cercano aliado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en tanto que el referido movimiento surgió a raíz de la decisión de un grupo de políticos de romper con el tricolor para formar un partido político independiente. Es decir, los une el PRI.

Félix Farfán Muñoz es otro caso ejemplar. Sus primeros pasos en la política queretana estuvieron vinculados al Partido Popular Socialista que entonces dirigía, en la entidad, el político oaxaqueño, Enrique Pozos Tolentino.

Con la pérdida del registro del PPS, sus integrantes se disgregaron; optaron por caminar por rumbos políticos distintos. Farfán Muñoz tuvo acercamiento con el PRI, con quien mantuvo relación política hasta ahora, que surge como candidato a la presidencia municipal de Colón, postulado por el Partido del Trabajo (PT).

Recordar, por cierto, que Félix Farfán fue el principal promotor de someter a juicio político al actual munícipe colonense, Víctor Alonso Moreno, del PAN.

El recuento de este tipo de candidatos lo cerramos con el postulado por el Movimiento Ciudadano a la diputación local por el séptimo distrito.

Raúl ParissiArau fue secretario de Turismo en el gobierno del estado que encabezó el panista Ignacio Loyola Vera. De ahí, ya en calidad de ex secretario, participó en el gobierno municipal de Corregidora cuando era presidido por el panista Germán Borja García (2006-2009).

Para decir lo menos, este grupo de ciudadanos y candidatos, deja claramente establecido que es poca o nula la identidad que se tiene con la ideología que dicen profesar los partidos políticos.

Cambiar de manera a veces tan radical deja en claro que poco importa las ideas que se dicen profesar y más aún, que pregonan defender. Por este mismo fenómeno, queda claro por qué los ciudadanos debemos de analizar a conciencia lo que proponen los candidatos, a lo que se comprometen y sí, emitir un voto diferenciado.

Lo menos grave que podemos hacer es dar nuestro respaldo electoral a quienes se comprometan con la comunidad, no con los partidos políticos pues es cada vez más claro que éstos, los partidos, se mueven por intereses económicos y políticos, pero cada vez menos pesa el interés por los electores.

*El reciclaje

Una explicación sana, sin dolo, de buena fe, se sustentaría en el argumento de que mostraron ser tan buenos políticos y que aportaron resultados destacados en su anterior función, que su partido -dirigencia y militancia- les ha pedido, por favor, que vuelvan a ser candidatos.

La lista es larga e inicia con los actuales diputados que abandonaron su encargo en aras de conseguir otro. Del PAN dejaron su curul para buscar ser alcaldes, Pablo Ademir Castellanos Ramírez (Colón), María García Pérez (Huimilpan), y Juan Fernando Rocha Mier (Jalpan).

Van también los diputados del PRI, Luis Antonio Macías Trejo (Tequisquiapan), Dalia Garrido Rubio (Corregidora) y Fabián Pineda Morales (San Juan del Río).

Incrementa el número con José Luis Aguilera Rico, diputado del Movimiento Ciudadano y que se registró como candidato a presidente municipal de Querétaro.

El panista Rosendo Anaya Aguilar dejó la alcaldía de Amealco para ir por una diputación. Su correligionario blanquiazul, Rubén Estrella Peralta dejó de ser regidor en San Juan del Río para tratar de ocupar un sitio como diputado local, al igual que Tonatiuh Silva Granados, de Nueva Alianza

Entre quienes ya fueron alcaldes y se han postulado nuevamente para este cargo, se encuentran los panistas Luis Antonio Zapata Guerrero (Corregidora), Enrique Vega Carriles (El Marqués) y Armando Alejandro Rivera Castillejos (Querétaro).

También el perredista Mariano Palacios Trejo (Arroyo Seco) y Salvador Piña Perrusquía (Pedro Escobedo); Leobardo Vázquez Briones (Colón) del Movimiento Ciudadano y el priista, Antonio Aguilar Landaverde (Huimilpan).

Cerramos con el ex regidor en Cadereyta, el perredista Óscar Alberto Alcázar Zaragoza; con el ex secretario de Gobierno del estado, Roberto Loyola Vera, del PRI; el delegado municipal y miembro del PAN, Alejandro Delgado Oscoy y, por supuesto, con Marco Antonio León Hernández, regidor con licencia del municipio de Querétaro y postulado por Movimiento Ciudadano a diputado local.

Juan Martínez Gutiérrez, candidato del PRI a la alcaldía de El Marqués y secretario de Obras Públicas en la actual administración; Apolinar Casillas Gutiérrez (PAN), que dejó la administración municipal de Querétaro. Quien fuera alcalde de Colón, Alejandro Nieves Hernández, del PAN, quiere ser diputado al igual que el priista Juan Guevara Moreno, quien también fue alcalde del mismo municipio.

Martín Vega Vega del PRI es candidato a diputado y fue alcalde de Ezequiel Montes; Pablo Meré que dejó su encargo en el gobierno del estado y, ahora sí finalmente, Alfredo Francisco Lugo Oñate que es diputado federal pero quiere ser diputado local. ¡uf!