“Puedo llegar a morir por culpa de los policías”

* CEDH pide a edil de El Marqués sancionar acción de uniformados

Querétarp, Qro.- A Sergio Uriel García le quedó una bala alojada en el cuello, producto de la agresión que sufrió por parte de tres policías que, “nada más porque sí”, creyeron que era delincuente al igual que sus amigos con los que viajaba, por lo que abrieron fuego en contra de ellos. “Tengo pérdida auditiva, tengo una posta incrustada en el cuello, en la espalda y tengo una malla de titanio en el rostro”, explicó Sergio Uriel García Arredondo, quien recién cumplió 18 años de edad.

El 6 de noviembre de 2011 iba a bordo de una camioneta junto con otras siete personas; entraron a una estación de gasolina a cargar combustible y se dirigían a la casa de uno de sus tíos. A los pocos minutos, una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de El Marqués, en la que viajaban tres policías, se les emparejó.

“Íbamos llegando a la propiedad y una patrulla nos topó. Escuché algunos disparos, seguimos nuestro camino y al momento de que llegamos a nuestro destino nos íbamos bajando y se escuchó otro disparó, que fue el que me dañó a mí y a mi otra compañera”, narró.
Junto con otros de sus compañeros que fueron agredidos por los policías, Sergio Uriel García estuvo en la sede de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), donde se dio a conocer la recomendación que emitió este organismo, por los hechos referidos.
Sergio dijo que no habían incurrido en ninguna falta para que los elementos los persiguieran y posteriormente les dispararan.

Su versión fue confirmada por la CEDH, que en su recomendación, dirigida al alcalde de El Marqués, Rubén Galicia Medina, establece que los policías que participaron en los hechos admitieron haber atentado contra la integridad de los menores de edad, quienes se transportaban a bordo de un vehículo. “Alejandro Casas Jiménez, Alfredo Hurtado Reséndiz y Manuel Salvador Zulaica, quienes admitieron ante esta CEDH su intervención, manifestando éste último haber sido quien disparó al vehículo, lesionando en consecuencia a los menores”, refirió el presidente de la comisión, Miguel Nava Alvarado.
La recomendación también documentó que las ocho personas -originarias del municipio de El Marqués- fueran perseguidas de manera injustificada por los agentes de esa demarcación, quienes causaron daños, por impacto de bala, en el rostro de dos menores de edad.
Por estos hechos, la CEDH recomendó al presidente municipal de El Marqués -ayuntamiento conurbado al de Querétaro- indemnice a los agraviados, les brinde atención gratuita y adecuada a través de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia o por vía de los sistemas de Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

En el escrito se convocó al presidente municipal, Rubén Galicia Medina, a revisar el actuar de los elementos e imponer las sanciones correspondientes.
Recomienda también se imparta a los policías un programa de capacitación y formación en materia de derechos humanos, “poniendo especial énfasis en el uso de las armas, además de implementar estrategias encaminadas al desarrollo profesional de la corporación policial”.
Los policías Alejandro Casas Jiménez y Alfredo Hurtado Reséndiz siguen en servicio, mientras que Manuel Salvador Zulaica fue separado de la corporación, pero continúa en libertad.
Sergio Uriel, por su parte, diariamente enfrenta el riesgo de perder la vida, ya que existe la posibilidad de que la posta incrustada en su cuello se recorra, “y como la tengo muy cerca de la yugular, puedo hasta llegar a morir”, aseguró.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*