Prefieren Morir que Enfrentar el Reto de la Vida

* Dos jóvenes se quitaron la vida por vía del ahorcamiento.
* Ya son 14 suicidios en la zona serrana.Dos jóvenes que sufrían de profunda depresión se quitaron la vida por vía del ahorcamiento, causando ambos decesos conmoción entre los habitantes serranos que una vez más se han cuestionado, qué es lo que está pasando con los jóvenes.
El primer suicidio se registró el 22 de diciembre en Jalpan de Serra cuando la madre de José Eduardo “N”, acudió a buscarlo a su casa ubicada en la colonia La Cruz y luego de tocar en repetidas ocasiones a su puerta, decidió entrar ya que no obtenía respuesta.

Con sorpresa e incredulidad la señora encontró el cuerpo sin vida de su vástago, quien pendía de una cuerda, por lo que llamó a un familiar para que diera aviso a las autoridades.
Al lugar acudió personal de seguridad pública de Jalpan que, tras confirmarse el deceso, acordonó el lugar y notificó el hecho a la fiscalía General del estado, unidad Jalpan.
Se dijo que el joven sufría fuerte depresión, lo que pudo llevarlo a escapar “por la puerta falsa”.
El segundo suicidio se reportó el pasado 24 de diciembre en Pinalito de la Cruz, localidad de Landa de Matamoros, cuando Omar “N”, hermano de Alejandra “N”, una joven de 22 años la encontró suspendida de una cuerda.
El joven sin perder tiempo la descolgó y la trasladó a una clínica de La Lagunita, en donde un médico confirmó que ya no presentaba signos vitales, procediendo a notificar a la Fiscalía General del Estado para que tomaran conocimiento del deceso.
Sobre la probable causa de la fatal determinación que tomó la joven, se conoció que semanas atrás la madre de la joven enfermó y esa situación le causó una fuerte depresión que la llevó a quitarse la vida.
Van 14 Suicidios
Con estos dos últimos El Regional Joven ha documentado 14 suicidios en la región serrana, que sumados a los 135 que reporta la Fiscalía General del Estado dan un total de 137 suicidios en lo que va del año.
Esta situación se está convirtiendo en un foco rojo tanto para las autoridades como para los habitantes de la zona que a través de redes sociales se cuestionan, qué es lo que está pasando con los jóvenes.
Hay que buscar soluciones
Sobre este tema que se ha convertido ya en un problema de salud pública y en el que evidentemente se debe poner atención, se deberían involucrar más instituciones y organizaciones que apoyen a quienes por alguna razón sufren de angustia emocional, pues tal pareciera que los programas que existen no han sido suficientes para evitar desenlaces fatales.
Debemos tener presente que en la actualidad existe una gran cantidad de personas que sufren de angustia emocional generada por situaciones como el acoso laboral, acoso escolar, burlas, críticas, agotamiento físico y mental, por maltrato físico, psicológico o económico, o bien por tener un empleo en el que se exige muchas horas de trabajo.
Por ello es obligado que en el núcleo familiar se conozca bien a cada uno de los integrantes y los cambios de humor que éstos presentan, además de inculcarles la confianza necesaria para que, si tienen algún problema o sufren de angustia emocional, puedan expresarse sin el temor a ser criticados o ignorados.
Además, si así se requiere se debe recurrir a profesionales de la salud, pues no debe asustarnos hablar de psicólogos o psiquiatras, no olvidemos que como dice el dicho, que de “músicos, poetas y locos, todos tenemos un poco”. Así que si necesitamos apoyo profesional tenemos que buscarlo.
Finalmente es obligado preguntar a quienes encabezan en los municipios las áreas de prevención, educación, juventud y deportes, qué están haciendo para involucrar no solo a los jóvenes, sino a personas de todas las edades en actividades que les hagan olvidar las tensiones que las circunstancia o enfermedades nos obligan a padecer y que como se sabe puede llevarnos a sentirnos angustiados o incluso a perder las ganas de seguir viviendo.

¡Dejanos un comentario!

Your email address will not be published.