La Huasteca está de luto, falleció su huapanguero

DON FRUMENCIO OLGUÍN NÁPOLES, Un último adiós al legendario violinista del Trío “Armonía Huasteca”. Consternación en el ámbito de la música tradicional y popular de nuestro país causó el sensible fallecimiento de Don Frumencio Olguín Nápoles, violinista fundador del trío huapanguero “Armonía Huasteca”, agrupación reconocida por su singular calidad y trayectoria como una de las más representativas en la historia del Son Huasteco.

La madrugada del pasado domingo 14 de septiembre en Zimapán, Hidalgo, se dejaron de escuchar para siempre los dulces acordes de uno de los violines más famosos del Son Huasteco; de quien por su amoroso transitar de más de 50 años por la tradición huapanguera se convirtió en una personaje legendario de la música popular mexicana.

Creador de piezas como “Ay amor como me tienes”, “Mi Zimapán”, entre muchas otras, Don Mencho, fiel a su destino y profundamente orgulloso de su origen campesino, se inició a los nueve años de edad en el “oficio” de músico huapanguero; oficio que abrazó cariñosamente, hasta llegar a integrar durante los primeros años de su juventud a su primer Trío, teniendo en el acompañamiento de la jarana a Prócoro Rubio y a Isidronio Matías en la guitarra quinta.

En sus primeras presentaciones amenizó fiestas y eventos familiares, “derramando” la alegría de parroquianos de cantina en cantina; para posteriormente realizar presentaciones formales en fiestas y bailes populares.

“Señores y señoritas nos vamos a presentar/Somos Armonía Huasteca y venimos a cantar”.

En 1967 Don Mencho, encontró sus “almas gemelas” en las figuras de Jesús Rubio Alcántara y Abraham Martínez Trejo, compañeros inseparables por más de cuatro décadas con quienes grabó su primer disco LP e inició una insuperable trayectoria, recorriendo todo el país entero y parte del extranjero, como él apuntaba “para memoria y orgullo de la huasteca, y de mi querido natal estado de Hidalgo”.

“Armonía Huasteca” durante la década de los años 70`s y 80`s fue el trío de música huasteca de mayor difusión en radio y TV nacional, y referencia obligada del Son Huasteco.

Su popularidad abrió “brecha” a un sinnúmero de agrupaciones de esté género, contribuyendo significativamente a consolidar el “huapango” como una de las expresiones más importantes del gran “álbum” musical de nuestro país.

Realizó más de 50 grabaciones profesionales, y en 1995 le fue otorgada por su trayectoria en Amatlán, Veracruz, la presea “Sol Poniente”

Don Frumencio Olguín Nápoles, nació el 22 de agosto de 1923 y falleció a las 2 de la mañana del domingo 14 de septiembre del 2008, en la ciudad de Zimapán, Hidalgo; lugar en dónde se congregó una gran multitud de amigos y familiares; todos ellos con gran pesar dieron el último adiós, a quien con violín en mano; con el corazón lleno de versos, interpretando “Querreques”, “Peteneras” y “Rositas” prodigó alegría a muchas generaciones. Descanse en paz.

Comentarios publicados

  1. ES TRISTE CONOCER NOTICIAS COMO ESTAS. ES MAS TRISTE AUN CUANDO NOS DAMOS CUENTA QUE SON POCAS LAS PERSONAS QUE NO LE DAN IMPORTANCIA A ESTE TIPO DE ACONTECIMIENTOS.
    GRACIAS POR ESTAR AL PENDIENTE DE TODO LO QUE PASA CON LOS GRANDES PERSONAJES DE LA CULTURA TRADICIONAL.
    EXTRAÑAREMOS A DON “MENCHO”, PERO ESTOY SEGURA QUE DESDE DONDE SE ENCUENTRE SEGURAMENTE SEGUIRA TOCANDO SU VIOLIN CON ESA MAESTRIA QUE LO HIZO TAN FAMOSO EN TODOS LOS FOROS DONDE SE PRESENTO.

  2. Soy fanático de la música de armonía huasteca, me gusta escucharlas por las mañana acompañado de un rico café.

¡Dejanos un comentario!

Your email address will not be published.