El Siniestro. La rifa del Tigre

En prácticamente un mes habrá una nueva dirigencia en el Partido Revolucionario Institucional, todo parece indicar que será Alonso Landeros quien ocupe ese lugar, algo que es necesario considerando que el PRI requiere de hacer una retrospección sobre lo que sucedió en el pasado proceso electoral, pero ante todo de cara al futuro próximo uno mucho mas cercano de lo que quisieran admitir los propios priístas, pues recobrar la unidad será lo prioritario, algo que no debiera ser difícil considerando que el primer priísta del Estado ha tenido un desempeño brillante en su encargo al frente de la Administración Pública.

Pues es evidente que Pepe Calzada está cumpliendo como Gobernador, el grado de cercanía hacia los queretanos es inmejorable, lo que se refleja en la gran aceptación y popularidad que tiene entre la ciudadanía, sin embargo lo comenté antes de la elección, el PRI ha sido incapaz de capitalizar electoralmente todo lo que debiera, ese gran legado político que le está imprimiendo José Calzada al tricolor, sin embargo ello no carece de cierta lógica, pues la gente votó por Pepe no por el PRI y al final los panistas, no estaban errados al decir que Pepe no venía en las boletas.

Quienes conocemos al Gobernador sabemos de su compromiso con la democracia, por ello no debe sorprendernos que haya sido sumamente respetuoso de lo que sucede en la vida interna de su Instituto Político, Pepe representa al nuevo PRI al PRI que viene, por lo que los priístas deben ahora hacer lo que han estado posponiendo de manera indefinida, hacer la parte que les corresponde, pues el Gobernador reitero está haciendo la suya que es Gobernar bien, haciendo un Gobierno de soluciones y sin distingos de colores en favor de los queretanos, debiendo ser el PRI su gran caja de resonancia.

Por ello la nueva dirigencia no debe tener otro objetivo que trabajar con todos y al decir todos incluyo aquí a los propios priístas, pues cuando se trabaja por un objetivo particular sucede lo que pasó, Braulio Guerra quiso usar al PRI como su trampolín al Senado pero lo mas que le alcanzó el trabajo de sus casas amigas fue la legislatura local, por ello la nueva dirigencia debe priorizar al partido antes que los proyectos unipersonales, pues el trabajo político no debe estar a capricho de quien lo dirige, sino en favor de la militancia y sus cuadros.

Un eje primordial en el PRI son los sectores y organizaciones, las cuales poco fueron tomadas en cuenta en esta ocasión, no se respetó el trabajo de partido y la pasada dirigencia basó mas sus designaciones en sus filias y fobias, que en un análisis real del momento político, pues no solo hubo errores en la nominación de candidatos, también existió soberbia pues se creía que el “Efecto Peña” arrastraría por sí solo a esos pesados bodrios que integraron las listas que conformó el partido, mientras a las pluris fueron quienes mostraban total sumisión al Delegado en funciones de Presidente.

La estructura del PRI solo fue convocada para hacer bulto y ello no siempre, mientras las famosas estructuras paralelas demostraron solamente ser pura simulación, entre ellas su grandiosa estructura de representación que solo mostró ser una estructura enana, tan enana que fue la penúltima a nivel nacional solo un poco adelante de Aguascalientes, abundaron en cambio los priístas espontáneos recién salidos de quién sabe donde, quienes desplazaron a esa estructura real que ayudó a llevar a 5 de Mayo al hoy Gobernador, misma que hoy está escéptica sobre la Dirigencia del Partido, pues no saben si esta vez serán considerados.

Decía Reyes Heroles que en política el fondo es forma, entre otras cosas porque la política es un ejercicio de percepción, es tiempo para el PRI local de aprender de muchos errores, ser más humildes y buscar a todos aquellos que fueron hechos a un lado, por el Ex Delegado y hoy diputado local, entre otras cosas porque es necesario por el bien del tricolor reconocer y ello aunque a muchos les duela, que su gran activo político continúa siendo el Gobernador Calzada, le deseo pues mucha suerte al Compañero Landeros que en definitiva se sacó esta vez la rifa del tigre.

Mucho se especuló sobre que Jesús Carlos Hernández perteneciente al grupo Botellista, debido a su gran cercanía con Manuel Espino tomaría en Querétaro los trabajos del nuevo partido Concertación Mexicana, sin embargo los “Duros” al final demostraron que lo son de dientes para afuera y se le rajaron a la mera hora, a su amigo y exdirigente Nacional panista, sin embargo en su lugar entra al quite Alejandro Olvera, joven abogado quien desde hace tiempo señaló la urgente necesidad de renovar al PAN, además de trabajar muy de cerca de la agrupación “Volver a Empezar” desde donde se origina Concertación Mexicana, Olvera es líder de opinión y será de interés ver su desempeño en esta floreciente oferta política.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*