Desaparecidos: Entre charlatanes y ofrendas cibernéticas

desaparecidos_sierra gorda_queretaro
POR Agustin Escobar Ledesma.

“¡Ni un pinche perro los busca!” exclamó el ahora exdiputado, Juan Fernando Rocha Mier, en marzo de 2011, cuando se cumplió un año de la desaparición de 31 serranos, quienes presuntamente fueron secuestrados por el cártel de Los Zetas, cuando iban en un autobús en busca del American Dream. De ellos, 17 pertenecían al municipio de Landa de Matamoros, Querétaro; 6 a Hidalgo y 8 a San Luis Potosí.

El 17 de marzo de 2013 se cumplieron tres años y nadie, es decir ninguna autoridad competente, sabe el paradero del grupo de migrantes que, en total, en el estado de Querétaro suman 72, desaparecidos entre 2010 y 2012. El grupo de 17 de Landa de Ma-tamoros destaca por pertenecer a la -Agustin Escobar Ledesma

“¡Ni un pinche perro los busca!” exclamó el ahora exdiputado, Juan Fernando Rocha Mier, en marzo de 2011, cuando se cumplió un año de la desaparición de 31 serranos, quienes presuntamente fueron secuestrados por el cártel de Los Zetas, cuando iban en un autobús en busca del American Dream. De ellos, 17 pertenecían al municipio de Landa de Matamoros, Querétaro; 6 a Hidalgo y 8 a San Luis Potosí.

El 17 de marzo de 2013 se cumplieron tres años y nadie, es decir ninguna autoridad competente, sabe el paradero del grupo de migrantes que, en total, en el estado de Querétaro suman 72, desaparecidos entre 2010 y 2012. El grupo de 17 de Landa de Ma-tamoros destaca por pertenecer a la – primera desaparición masiva de personas migrantes y la Procuraduría General de Justicia de Querétaro, no ha iniciado ninguna investigación para localizarlos.

Desde aquella trágica fecha la migración de los serranos a Texas, La Florida y California, se ha inhibido, sin embargo, durante décadas la gente de las empobrecidas rancherías de la Sierra Gorda queretana llenaba diariamente por lo menos un autobús con destino a la frontera norte de nuestro país.

Debido al flujo migratorio, actualmente en Estados Unidos viven de 8 a 12 mil migrantes, oriundos de los municipios de Landa de Matamoros, Arroyo Seco, Pinal de Amoles, Jalpan de Serra y San Joaquín, de acuerdo a las estimaciones de Rocha Mier.

A tres años de la desaparición, los familiares de los ausentes se encuentran cada vez en peores condiciones: las despensas que les proporcionaba el gobierno y que en algo les ayudaba ya no les son entregadas; la atención psicológica que recibieron por parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos hace dos años que fue cancelada; las autoridades de los tres niveles de gobierno cada vez se desentienden más del asunto y, por si no bastara, ahora los familiares de los desparecidos son victimizados por chamanes, brujos, curanderos, adivinos y pseudosacerdotes, ante la complacencia, el desinterés y la despreocupación de las autoridades.

Río Verdito

Después de atravesar la Sierra Gorda queretana de cabo a rabo, un caluroso día de invierno arribé a la casa de Flavio Rojo Márquez, situada en una ladera de Río Verdito, en el municipio de Landa de Matamoros. Es la segunda ocasión que lo veo y, amable, me invita a pasar a un cuarto de tablas, techado con láminas de zinc, que hace las veces de cocina y comedor en donde su esposa María Urías Mayorga, siempre atenta al fogón, atiza una tiznada olla de frijoles, cuyas brazas crepitan en sintonía con la angustia de su hijo Enedino ausente.

Aunque en esta ocasión Flavio tiene desprendido el puente dental de sus incisivos superiores, está contento porque un curandero le dijo que su hijo está vivo, al igual que los otros 30 migrantes que desaparecieron aquel 17 de marzo de 2010. El adivino le dijo que los tienen secuestrados y que los llevan de un lugar a otro, obligándolos a realizar diversos trabajos.

Ante la inoperancia de las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de Querétaro y la Procuraduría General de la República, Flavio acudió con un adivino y está entusiasmado por la perspectiva del saurín. Para él es una gran noticia, una gran esperanza.

Flavio es un serrano pobre que fincaba sus esperanzas de hacerse de algunos recursos extras una vez que su hijo se empleara como jardinero en Miami y ahora, desde hace tres años, lo único que ha recibido son algunas dispensas, despensas y tres gallinas ponedoras que el gobierno le dio en compensación por su hijo perdido.

Flavio está cierto y seguro que su vástago vive, de acuerdo a las palabras del charlatán. Por supuesto que la indignación estremece mis entrañas ¿cómo es posible que exista gente que lucre con el dolor de los serranos? No hay que ir muy lejos por la respuesta que, como bien dice Bob Dylan, está en el viento.

¿Qué onda?

En Jalpan de Serra las ondas hertzianas de la XHJAQ 107.1 en FM y la XEJAQ 850 en AM, diariamente transmiten dos programas de Alta Magia Espiritual, cuya producción y conducción están a cargo de Johnny de la Fe y el Hermano Pablo, personajes que invitan a los serranos para que acudan a sus Centros de Sanación Espiritual ubicados estratégicamente en diferentes poblaciones de la sierra e identificados con una bandera amarilla.

El imaginario colectivo serrano también es alimentado por las falsas esperanzas de los talk shows de “Laura de todos” de Televisa y el de “Cosas de la vida” de Televisión Azteca. La gente tiene la creencia que si acude a los programas de Laura Bozo o al de Rocío Sánchez Azuara, las conductoras les ayudarán a encontrar a sus familiares desaparecidos.

Tres Lagunas

Aquel 17 de marzo de 2010, entre otros, también desaparecieron los hermanos Alejandro y Fulgencio Moya Maldonado, así como el primo de éstos, Víctor Moya Briseño, de Tres Lagunas, comunidad del municipio de Landa de Matamoros. Éste último, Víctor, dejó en el abandono a su esposa, Evarista Hernández Hernández, con cinco hijas, quienes se debaten en la pobreza extrema.

Tres Lagunas debe su nombre a igual número de cuerpos de agua, situados en aquel lugar en el que vacas, bueyes, borregos, chivos y burros bajan para abastecerse de agua; en tanto que, en los corrales para los animales, los vecinos estacionan las viejas trokas con las que han regresado de Estados Unidos y que todavía lucen placas de diferentes estados de la Unión Americana.

En este lugar, la señora Evarista, que vive en una choza de tablas de madera, láminas de cartón y piso de tierra con sus cinco hijas, vende tamales, lava y plancha ropa ajena para alimentar a sus niñas.

Charlatanes, adivinos y curanderos

Ante la ausencia de investigaciones policíacas para dar con el paradero de los desaparecidos, el vacío ha sido llenado por charlatanes de toda laya, quienes, a río revuelto hacen de las suyas, aprovechándose de la ignorancia y la superstición de los familiares de los desaparecidos.

Un pseudosacerdote de nombre Miguel, proveniente de la Ciudad de México, quien recorre la Sierra Gorda con la parafernalia del vestuario católico, le dijo a la madre de uno de los desaparecidos que su hijo estaba vivo, pero encarcelado en Houston, Texas, por lo que pidió dinero para hacer las gestiones necesarias para ir por él. A pesar de que la mujer no tiene ni para comer, se endeudó con 40 mil pesos para entregárselos al falso cura.

Otro caso similar es el de Johnny de la Fe quien estafó a la esposa y a la madre de Eliseo Camacho Sánchez. A cambio de informarles sobre el destino del joven, les pidió diferentes sumas de dinero; la última fue de 7 mil pesos más dos botellas de whisky Buchanan’s y Chivas Regal. Las mujeres no se atrevieron a denunciar la estafa por temor a que el vidente las embrujara.

Santos y perros

Por supuesto que desde el primer día en que desaparecieron los serranos, sus familiares los tienen encomendados a diversas divinidades, entre las que figura, principalmente, la Virgen de Guadalupe. Es común encontrar en los miserables hogares serranos altares de flores y veladoras encendidas con las fotografías de los ausentes.

En algunos blogs de la Internet, sobre todo en los estados de la República en que los secuestros ocurren diariamente a manos del crimen organizado, existen tabernáculos virtuales con fotografías y oraciones dedicadas a las personas desaparecidas.

“Jehová, Dios de los Ejércitos, ten misericordia y donde quiera que esté (nombre del desaparecido) te pido lo guardes y lo protejas. Cúbrelo con tu sangre preciosa, rompe toda atadura, rompe todo yugo que el enemigo haya puesto, pues en el nombre de Jesús declaro por Tú palabra que los muros caen; declaro por Tú palabra que el cielo se abre a favor de mi causa y de todos los oprimidos. Jesús, tú conoces cada corazón, permítenos encontrar a (nombre del desaparecido). Dice Tú palabra que nada quedará oculto que no haya de salir a la luz. También me dijiste que los que esperan en Ti, jamás serán avergonzados. Jesús, Dios, Espíritu Santo llénanos de Tú consuelo y permítenos encontrar en Ti la paz y la verdad. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén” (http://redsocial.diosesbueno.com/oracion-por-personas-desaparecidas).

En la práctica, para los padres, esposas, hermanas e hijos de los queretanos desaparecidos, no existen autoridades competentes, porque ninguna les ha proporcionado datos concretos sobre su destino. Después de tres años de ausencia, la Procuraduría General de Justicia y la Procuraduría General de la República ni siquiera han comisionado a un perro policía para que los busque, mucho menos han habilitado un teléfono 01 800 para que la gente se comunique de manera directa con alguna autoridad y tampoco han creado un banco de ADN para dar con los ausentes.

La frase de indignación de Juan Fernando Rocha Mier, Coordinador del Centro de Atención Comunitaria de Migrantes, Campus Jalpan, de la Universidad Autónoma de Querétaro, sigue más vigente que nunca porque, en el 2010, cuando Diego Fernández de Cevallos fue secuestrado, el gobierno de Felipe Calderón movilizó policías, helicópteros, camiones, soldados y perros para dar con su paradero.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*